Un suspiro

No pudo ser. El Leyma Coruña se quedó sin premio en el segundo encuentro de temporada, primero delante de su afición. Con un Forno de Riazor entregado con su equipo y emocionado por ver al equipo de nuevo en la cancha, el conjunto coruñés inició el encuentro "a remolque" de los visitantes. Así, tras un primer cuarto descafeinado para los naranjas, el resultado era de 14-24.

Pero poco duró la escasa anotación para el equipo de Sergio García. El segundo cuarto aceleraron marchas, centraron energías e impusieron su juego, mostrando destellos de su gran hacer. El marcador se apretaba, marchando al descanso 37-40.

A la vuelta de los vestuarios, el partido dio un giro. Intercambio de golpes por parte de ambos conjuntos que se extendió durante los 10 minutos finales. La emoción era palpable y así se vivía en la grada, entregada con el equipo. Sin embargo, el impulso y la gasolina aportados por la afición fueron insuficiente para llevarse la victoria. 80-81 fue el resultado final.

El próximo domingo, nueva oportunidad de resarcirse. Ante Covirán Granada, en tierras andaluzas a las 19:00 horas.

 

Esta web emprega cookies. Se continúas navegando entendemos que aceptas a nosa Política de cookies.